La Rebotica

Cocina aragonesa, diseñada a partir de productos de calidad, inspirada en la tradición, pero actualizada a los nuevos gustos. Su conspicua Lasaña de morcilla era y sigue siendo uno de los mejores ejemplos. Su constante evolución no les impide mantener las esencias fundacionales.

Los diversos salones, que auspician la degustación tranquila; la amplia variedad de vinos de Cariñena, que los convierte en embajadores de la denominación; las numerosas actividades paralelas, como cursos de cocina, catas y concursos, que los arraigan al Campo de Cariñena; y, por encima de todo, la misma ilusión del primer día por satisfacer y sorprender a los clientes, muchos de ellos ya amigos.

La cocina ha ido incorporando los sabores y saberes de Nati Lacal, Javier Robles y, ahora, de la hija de los propietarios, Clara Cros, pero siempre sin traicionarse. Cocina sincera y aragonesa, actualizada a las necesidades del siglo XXI.