La oferta de alojamientos de la Ruta del Vino se compone de varios Hoteles, Hostales, Pensiones, apartamentos Turísticos y Casas Rurales…Enlace
Existe una variedad de actividades que se pueden realizar en la Ruta del VinoEnlace

TRADICIÓN

De las tradiciones de la comarca destaca, por su reconocimiento nacional, la Fiesta de la Vendimia, en Cariñena. Que tiene sus orígenes en el siglo XVI, cuando se llenaban dos fuentes, una de vino tinto y otra de vino blanco, con motivo de la visita de algún monarca, pues era lugar de paso de los reyes, por pasar por aquí desde época romana, el Camino Real. Pero es desde los años 60 cuando se instaura, momento desde que la fuente que preside la plaza del Ayuntamiento se convierte en la principal seña de identidad, abandonando temporalmente su nombre de la Mora, para denominarse del Vino, y no dejar de manarlo mientras la fiesta dure.

Fuente que también es protagonista desde 1984, en la Fiesta de San Valero, es el lugar dónde se deposita el roscón que se reparte a los asistentes a la festividad.

También son de interés el Dance de Encinacorba, el Paloteo de Longares, declarado Fiesta de Interés Turístico en el año 2005, en la procesión de los restos de S. Vicente y S. Gonzalo el día 2 de septiembre, y en honor a la Virgen de la Puerta, el día 8 de septiembre.

“La Ronda de los Quintos “ de Aguarón y la bajada del Jesús Nazareno, el domingo de Ramos, desde su lugar habitual, la Ermita de San Cristóbal, se baja el paso hasta la Iglesia de San Miguel, donde permanecerá hasta el lunes de Pascua que es subido en romería hasta el paraje conocido como El Santo, lugar privilegiado en la Sierra de Algairén.

La música no falta en ninguna de las localidades, bien en forma de banda de música, coral, grupo de jota. Es muy conocida la tradición musical de Encinacorba, Aguarón y Muel, remontando los orígenes de sus bandas al siglo XIX. Y no hay que olvidar el número de órganos históricos, 8 de las 14 localidades que forman la comarca Campo de Cariñena poseen en sus Iglesias órganos históricos que se datan desde el siglo XVI hasta el siglo XVIII.

Las fiestas patronales se celebran entre mayo y junio, las fiestas menores y agosto y septiembre, las mayores. Destacan en la mayoría, la tradición del Toro de Ronda, Toro de Fuego o Toro embolado que remonta sus orígenes al siglo XIX, con su tradicional ensogado conocido como “al estilo Cariñena”.

Además, tienen lugar diversas romerías: en Cariñena, Longares, Alfamén, Cosuenda, al santuario de Nuestra Señora de Lagunas, el lunes de Pascua; en Aguarón, al Santuario de Nuestra Señora de las Viñas; en Paniza, al de la Virgen del Águila, en San José y en San Jorge; en Encinacorba a la Ermita de la Santa Cruz, el primer fin de semana de mayo.