Además de bodegas, alojamientos, restaurantes, bares de vino y otros servicios, estas son las doce localidades que componen la Ruta del Vino de las Piedras:

AGUARÓN, ENCINACORBA, COSUENDA, CARIÑENA, MEZALOCHA, PANIZA, VILLANUEVA DE HUERVA, TOSOS, LONGARES, ALFAMÉN , MUEL y ALADRÉN.

El Campo de Cariñena es una de las zonas vinícolas con más solera de España, siendo una de las Denominaciones de Origen más antiguas del país. La Ruta del Vino de las Piedras discurre en un territorio plagado de viñedos desde tiempos remotos que forman un paisaje con una gran variedad de olores y colores donde las piedras están presentes en los terrenos donde se cultiva la uva. El resultado son uvas más concentradas e intensas, y más aromáticas que las que se cultivan en otras tierras. He aquí el secreto mejor guardado de la Denominación de Origen Protegida Cariñena: sus piedras, sus campos, su entorno y la dedicación de un territorio que vive por y para la tierra. Con peculiaridades únicas en el mundo, como dar nombre a una variedad de uva: Cariñena. Una variedad autóctona como también lo es la garnacha, que encandila en la actualidad a medio mundo.